lunes, 20 de abril de 2015

 COMIENZO DE UNA NOVELA

Eran las doce de la noche, iban abrazados por las calles. Ella, Marta, era bajita, ojos oscuros como el azabache, blanca como la leche,con el pelo largo y moreno.Él, Carlos, era alto, moreno, musculoso, rubio de ojos azules. "Los polos opuestos se atraen", siempre repetían. De repente, alguien sale de las sombras, agarra a Marta por el pelo y la arrastra hasta una furgoneta negra aparcada al final de la esquina... 

1 comentario:

  1. Buen trabajo, Celia, pero ten cuidado con el tiempo de los verbos, en la parte final "alguien sale de las sombras, agarra a Marta por el pelo y la arrastra hasta una furgoneta negra aparcada al final de la esquina..." los verbos deberían aparecer en pasado como al principio. Por lo demás, perfecto.

    ResponderEliminar